TT Ads

El alcalde de San Juan, Miguel Romero, emitió una respuesta en relación al reciente altercado en La Placita de Santurce, donde turistas aparentemente ebrios se vieron envueltos en una pelea callejera. El incidente, captado en un video que se viralizó en las redes sociales, ha generado preocupación en la comunidad y ha reavivado la discusión sobre la seguridad en esta popular zona de la ciudad.

El alcalde Romero destacó la importancia de la implementación del Código de Orden Público, que entrará en vigor el 9 de noviembre de este año. Este código, que ha sido objeto de extensas discusiones y revisiones, busca establecer pautas para mantener la seguridad y el orden en la ciudad de San Juan.

“Este video pone de manifiesto la necesidad del Código de Orden Público”, afirmó el alcalde Romero. “No hay que ser un perito para ver que lo que ocurrió allí fue una pelea entre personas intoxicadas. La policía llegó rápidamente al lugar, pero la seguridad en nuestras calles y la responsabilidad de los comerciantes también son factores cruciales”.

El alcalde destacó que la policía municipal había asignado 19 oficiales al área esa noche, pero subrayó que su principal misión es la prevención del crimen y no el cuidado de personas ebrias. Afirmó que el código establece multas crecientes para aquellos que lo violen y que las sanciones también afectarán la renovación de los permisos comerciales.

“La Policía Municipal y la estatal no están para hacerle babysitting a la gente intoxicada, borracha y ese video escandaliza, claro que escandaliza. Pero pone de manifiesto nuevamente la necesidad de que en San Juan tengamos orden y yo me voy a asegurar de que ese código de orden público se cumpla al pie de la letra y al que nosotros cojamos violando el código de orden público, va a ver las consecuencias”, reiteró el alcalde.

El alcalde también se pronunció sobre la propuesta del legislador municipal Manuel Calderón Cerame de ampliar el comité encargado de evaluar el Código de Orden Público. Afirmó que el proceso de revisión fue exhaustivo y que se garantizó la participación ciudadana en todo momento. Señaló que la ley rige ciertos aspectos, como los límites de las multas, y que algunas propuestas eran políticamente motivadas más que prácticas.

“Si solo es por politiquería, pues mire, este eso no se le hace mucho caso. Las cosas cuando vienen bien se aceptan y se trabajan y eso lo hemos demostrado aquí de nuevo desde el principio, cuando hicimos un proceso abierto, pero idea por cuadrar un titular y estar en la prensa, pero mire eso va a continuar y va a seguir”, señaló.

“Lo importante para mí es que el código entre en vigor el 9 de noviembre”, declaró el alcalde Romero Lugo. “Estamos comprometidos con la seguridad de nuestra ciudad y proporcionaremos acceso a métricas y estadísticas para garantizar su efectividad. Queremos que todos conozcan las reglas y que se cumplan para lograr una convivencia sana en San Juan”.

El alcalde afirmó que el municipio busca que las multas sean la excepción y que la validación y revisión periódica del código serán fundamentales para su éxito continuo.

“El municipio no gana nada imponiendo multas, mientras más multas imponga, quiere decir que más se está violando el código. Nosotros sí queremos que tenga consecuencias para aquellos que no les importa el orden y no les importa la sana convivencia, pero la idea es que lo de las multas sea mínimo. Se le va a explicar a los comerciantes el proceso de revisión si entienden que una multa no corresponde, porque esos son cosas que pueden pasar, pero la idea es que se ejecute y que tengamos una validación del mismo inicialmente los primeros 90 días y después cada 180 días”, concluyó.

TT Ads