Recibimos nuestro reporte de estudios de seno, ya sea mamografía, sonografía de seno o resonancia magnética de seno (MRI por sus siglas en inglés), y nos topamos con la noticia de que se ha recomendado una biopsia de seno. En el lenguaje que se utiliza para los reportes radiológicos se debe usar un vocabulario en inglés requerido por el Colegio Americano de Radiología: “BIRADS (Breast Imaging Reporting and Data System) 4: suspicious abnormality, biopsy recommended o BIRADS 5: highly suspicious for malignancy, appropriate action needed; biopsy recommended”. Cuando confrontamos una categoría 4, afortunadamente la mayoría de las biopsias resultan en un resultado negativo para malignidad, siendo el 85 % de estas biopsias lesiones benignas. Cuando la categoría es 5, la posibilidad de una lesión maligna es cerca de un 95 %, siendo menos comunes que la categoría 4.

Ante este escenario de mayor cantidad de lesiones con posibilidad benigna es que se recomiendan las biopsias mínimo-invasiva o percutáneas (a través de la piel). Este tipo de biopsia se efectúa en una oficina médica de forma ambulatoria, ya sea en una instalación dentro o fuera de un hospital, siendo un procedimiento sencillo, rápido y bien tolerado por la paciente. Las posibles complicaciones son mínimas, e incluyen sangrado, infección (ambas usualmente sin complicaciones mayores) y rara vez, que no se pueda accesar la lesión, lo cual es aproximadamente menos de 5 % de los casos, igual que podría ocurrir en una cirugía quirúrgica en sala de operaciones.

Estas biopsias no requieren estar en ayuna ni requieren suturas (se colocan puntos de mariposa). Sí se deben eliminar medicamentos que predispongan al sangrado 5-7 días antes del procedimiento, así como evitar aspirina, vitamina E y anticoagulantes.

El día del procedimiento la paciente debe estar acompañada y evitar manejar luego de la biopsia. La muestra se envía a un patólogo especializado en seno obteniendo resultados en 5-7 días laborables. Estos resultados se evalúan por el radiólogo para concordancia en conjunto con las imágenes y el tipo de lesión, para así ofrecer al médico referidor recomendaciones concretas sobre manejo futuro.

¿Por qué una biopsia mínimo-invasiva?

Porque si el resultado es positivo a malignidad o lesión de alto riesgo, entonces la paciente va a consulta con el cirujano para planear una intervención quirúrgica o tratamiento a seguir. En adición evitamos, como ocurría en el pasado, enviar a una paciente a sala de operaciones para una lesión benigna, con riesgo de anestesia y mayores complicaciones post quirúrgicas.

Las biopsias de seno mínimo-invasivas se efectúan guiadas por imágenes. Si la lesión se ve por sonografía, se utiliza esta modalidad para guiar el procedimiento. Si es una lesión visualizada en mamografía como microcalcificaciones, distorsión de la arquitectura o asimetrías, se efectúa guiada por mamografía, una biopsia estereotáctica. En algunas situaciones la lesión se ve por Tomosíntesis (mamografía tridimensional 3D) y también existe la tecnología para biopsiar por esta modalidad más sofisticada. Menos comúnmente vemos lesiones solo visualizadas por resonancia magnética (MRI), que se biopsian por esta modalidad si no son vistas por mamografía o sonografía. Este tipo de biopsias se efectúa mayormente por un radiólogo especialista en seno o por cirujanos de seno, guiadas por imágenes en tiempo real, de una manera segura y con resultados certeros. Se utiliza anestesia local que evita dolor durante el procedimiento (ardor leve por la anestesia).

¿Por qué un marcador o clip?

La lesión o área de biopsia debe ser marcada por varias razones. Si el resultado es benigno se necesita para saber cual lesión fue biopsiada en estudios de seguimiento. Si obtenemos una lesión de alto riesgo o positiva a malignidad, se necesita para guiar la cirugía. Además, si la paciente va a recibir quimioterapia neoadyuvante o preoperatoria, se necesita para marcar el área, ya que muchas veces la lesión original se reduce significativamente en tamaño o desaparece luego del tratamiento. Existen diferentes tipos de agujas y marcadores utilizados en las diversas modalidades de biopsia de aguja gruesa, por succión y aguja fina (FNA).

En resumen, si te recomiendan una biopsia de seno, oriéntate con tu médico y/o radiólogo. No pienses lo peor, no tengas miedo. Estas son rápidas, precisas, bien toleradas y ayudan al equipo médico (médico primario, de familia, internista, ginecólogo, cirujano, patólogo, oncólogo, radiólogo, etc.) a dirigir el próximo paso a seguir según el resultado.

La autora es radióloga especialista en imágenes de la mujer en Senos Puerto Rico y presidenta de la Junta de Directores de Susan G. Komen Puerto Rico.