Durante el día de ayer, miércoles, la justicia de Nueva York publicó una serie de documentos oficiales relacionados al magnate Jeffrey Epstein, acusado de abuso sexual de menores.

Los más de 40 documentos divulgados —los más recientes entre miles que han sido hechos públicos— están salpicados con los nombres de políticos y celebridades que socializaban con Epstein.

Entre los documentos desclasificados hay varias declaraciones de Giuffre y de Maxwell. También hay una declaración de Johanna Sjoberg, otra de las víctimas de Epstein, alegando que el príncipe Andrés de Inglaterra le tocó los pechos en el hogar del financiero en Manhattan, cuando ella tenía 21 años.

¿Cómo es el lugar?

Lejos de los impresionantes edificaciones de Nueva York, Epstein tenía un lugar privado y exclusivo para cometer sus crímenes: la isla Little St. James. La “isla de la pedofilia” forma parte de un conjunto virgen de Estados Unidos.

Está ubicado cerca de Puerto Rico y tiene una dimensión de cerca de 300 hectáreas. El financista pagó cerca de 8 millones de dólares por el terreno, el cual se transformó en epicentro de tráfico sexual.

La isla Little St. James

Epstein iba frecuentemente a esta isla en algunas de sus varias embarcaciones, una de ellas un ferry de 200 asientos que también era utilizado por sus invitados, muchos de ellos celebridades, modelos, cineastas y políticos.

Virginia Roberts Giuffre, una de las mujeres que acusó a Epstein, describió a Little St. James: “Realmente era la isla de la orgía, porque eso es lo que sucedió allí. Eso es lo que esa isla significaba para mí”, contó en una antigua entrevista a la BBC.

La isla Little St. James

Caso Epstein

La jueza Loretta Preska, del tribunal federal para el Distrito sur de Nueva York, había ordenado que a partir del 1 de enero se hicieran públicos los documentos, hasta ahora sellados, y que incluyen la identidad de unas 150 personas.

Ser mencionado en los documentos no implica ningún tipo de culpabilidad, ya que hay desde correos electrónicos a declaraciones de víctimas o testigos. La identidad de quienes eran menores de edad o no han hecho declaraciones públicas permanecerá oculta.