TT Ads

En el marco del Día Mundial de la Diabetes, la Fundación Pediátrica de Diabetes, junto con el Instituto de Estadísticas de Puerto Rico (IEPR), presentó las tasas de incidencia de diabetes tipo 1 en pacientes de 0 a 18 años, que reflejan una tendencia a aumentar, en promedio, de 1 a 2 % anualmente.

La publicación de las estadísticas, recopiladas entre 2009 y 2022, marca la primera vez que se presentan datos actualizados de la enfermedad crónica en pacientes pediátricos, que también fueron validados por una agencia gubernamental. Disponibles en una plataforma interactiva del IEPR, se registraron, en promedio, 200 casos anuales de la enfermedad en esa población.

Desde 2009, la Fundación comenzó un programa en colaboración con diez hospitales que cuentan con endocrinólogos pediátricos en su facultad — hay un total de 13 de estos profesionales en todo Puerto Rico — para que les contactaran tras diagnosticar a un paciente con diabetes, contó la directora ejecutiva de la Fundación, Mariana Benítez Hilera. Apuntó a que menos del 1 % de casos son referidos a través de oficinas de una endocrinóloga pediátrica.

“Son 13 años que llevamos haciendo este proceso [de recopilación de datos]. Esa data que recogimos se tabuló y esa fue la data que el Instituto [de Estadísticas] analizó y la validó”, expuso la directora de la Fundación.

Asimismo, el presidente de la organización sin fines de lucro, Bernardo Maldonado, expresó que las estadísticas son “esenciales para poder establecer políticas públicas de manejo, asignación de fondos y recursos para los investigadores, médicos y familiares de pacientes que viven con diabetes”.

Entre las medidas legislativas que atienden la población diabética, mencionó la Ley 177 de 2016, que obliga a las aseguradoras y organizaciones de servicios de salud incluir en su cubierta básica los monitores de glucosa, la bomba portátil de infusión de insulina, entre otras disposiciones.

Por su parte, la endocrinóloga pediátrica Marina Ruiz Montilla, sostuvo que, de las condiciones diabéticas, la diabetes tipo 1, que no se puede prevenir, es la más común en niños. Advirtió también sobre los síntomas usuales de esta condición autoinmune para estar alerta ante el posible diagnóstico, como aumento en frecuencia urinaria, exceso de sed y hambre, cansancio y poco crecimiento.

“La importancia de tener las estadísticas al día es porque podemos seguir llevando el mensaje de esta condición y la importancia de entender los síntomas para que los papás lo tengan presente y lleguen a tiempo a su endocrinólogo pediátrico”, expresó.

Aunque el año 2021 registró la mayor tasa de incidencia de 38.4, el doctor Orville Disdier Flores, director ejecutivo de IEPR, explicó que se registran menos casos de diabetes por la reducción de la población pediátrica. Recalcó también que la enfermedad crónica es la tercera causa de muerte más común en Puerto Rico y que, aún tras ajustar los datos por edad, no se asocia exclusivamente a la creciente población mayor.

“No tiene necesariamente que ver con el envejecimiento, sino que hay un asunto dentro de nuestra población que nos hace tener las prevalencias más altas de todos los Estados Unidos”, declaró Disdier Flores.

Tanto los endocrinólogos pediátricos como los directivos de las organizaciones, instaron que deben atenderse los casos inmediatamente para controlar los síntomas y que no induzcan a complicaciones en la adultez. Aspiran a que, con evidencia por los datos sustanciales, se pueda maximizar el acceso a tecnología de manejo de insulina, obtener mayor acceso a medicamentos e, incluso, solicitar más fondos dirigidos a la atención de estos pacientes.

TT Ads