TT Ads

DUBÁI, Emiratos Árabes Unidos (AP) — Durante años, el cambio climático ha sido un factor —no el único— en guerras y conflictos. Ahora, por primera vez, es parte de un acuerdo de paz.

Un añejo enfrentamiento que había convertido la elección de la sede de la cumbre climática de Naciones Unidas del próximo año en una telenovela y un misterio se resolvió como parte de un intercambio de prisioneros entre Azerbaiyán y Armenia. Eso dejó la mesa puesta para que el foro climático COP29 de 2024 se lleve a cabo en una ciudad en donde se desarrolló uno de los primeros yacimientos petroleros hace unos 1.200 años: Baku, Azerbaiyán.

Esto también significa que una potencia petrolera albergará por segundo año consecutivo la cumbre climática —la cual suele enfocarse en eliminar los combustibles fósiles. Y será el tercer año en fila en que la ONU lleve a cabo su conferencia insignia, en la que las protestas y la participación civil a menudo ocupan el escenario central, en un país con restricciones a la libertad de expresión.

En 2021, la COP se realizó en Glasgow, ciudad en donde se construyó el motor moderno de vapor y donde comenzó la revolución industrial.

“Es bastante irónico”, dijo el experimentado analista de la COP Alden Meyer, del grupo europeo de expertos E3G.

La historiadora climática Joanna Depledge, de la Universidad Cambridge, dijo que: “no hay nada inherentemente malo con eso. Al contrario, es donde se requiere el cambio”.

“El hecho de que quieren dar un paso al frente y convertirse en líderes climáticos es un paso importante”, sostuvo Ani Dasgupta, director del Instituto de Recursos Mundiales y exresidente de Baku. “¿Cómo lo harán? Aún no lo sabemos”.

También es sobre la paz. En su anuncio de un intercambio de prisioneros, los gobiernos de Armenia y Azerbaiyán escribieron: “Como una muestra de buena voluntad, la República de Armenia apoya la candidatura de la República de Azerbaiyán para albergar la 29na Sesión de la Conferencia de Partes… al retirar su propia candidatura”.

El cambio climático a menudo causa sequías, cosechas fallidas y otros eventos climáticos extremos que influyen en las guerras desde el África subsahariana hasta Siria, indicó Dasgupta. Así que es bueno para el cambio climático estar del lado de la paz por primera vez, añadió.

El encuentro de este mes en Dubái fue planeado con más de dos años de anticipación, mientras que la decisión sobre la cumbre en Bakú se toma apenas 11 meses antes de su inicio previsto.

TT Ads