TT Ads

Este domingo, el ultraliberal Javier Milei juró su cargo como presidente de Argentina en una ceremonia celebrada en la escalinata de la sede del Congreso en Buenos Aires en la que planteó su propuesta de plan de choque para la economía que, según reconoció él mismo, provocará que “de corto plazo la situación empeorará, aunque sentará las bases de la reconstrucción del país”.

En su discurso de investidura, Milei proclamó que “hoy comienza una nueva era en Argentina. Se pone fin a cien años de despilfarro de la clase política con un nuevo contrato social para construir un país en el que Estado no dirija nuestras vidas sino que vele por nuestros derechos, un nuevo camino de reconstrucción”.

El discurso, con un marcado carácter económico, mencionó en particular contra el kirchnerismo y sus datos macroeconómicos, con un déficit público del 17% del PIB.

“Ningún gobierno recibió una herencia peor que la que estamos recibiendo nosotros. Hoy mismo la inflación ya viaja a un ritmo que oscila entre el 20% y 40% mensual. El Gobierno saliente nos ha dejado plantada una hiperinflación. Es nuestra máxima prioridad hacer todos los esfuerzos posibles para evitar semejante catástrofe”.

—   Javier Milei.

“La solución implica, por un lado, un ajuste fiscal en el sector público nacional de 5 puntos del PIB, que a diferencia del pasado caerá casi totalmente sobre el Estado y no sobre el sector privado (…) No hay posibilidad de un gradualismo. No hay solución alternativa al ajuste”, externó.

También reconoció que ha corto plazo la situación económica empeorará porque el planteamiento impactará negativamente sobre el nivel de actividad, empleo, salarios reales y cantidad de pobres e indigentes: “Luego, veremos los frutos de nuestro esfuerzo al cambiar las bases de un sistema sólido”.

“No va a ser fácil: cien años de fracaso no se deshacen en un día pero hoy es ese día. Terminamos el camino de la decadencia y comenzamos a transitar el camino de la prosperidad. Tenemos la resiliencia para salir adelante”

—   Javier Milei.

“El que corta la calle, no cobra”: Milei

En el ámbito de la seguridad, Milei denunció que el narcotráfico se apoderó de las calles y que las fuerzas de seguridad fueron humilladas y abandonadas: “La anomia es tal que sólo el tres por ciento de los delitos son condenados. Se acabó con el ‘siga, siga’ de los delincuentes”.

En cuanto a la oposición y a las posibles movilizaciones en contra de las draconianas medidas económicas prometidas, Milei advirtió de que “quien corte la calle no recibe el apoyo de la sociedad. El que corta no cobra (…). El que las hace, las paga”.

También en su discurso abordó referencias religiosas, todas del Antiguo Testamento, ya que el mandatario está en proceso de conversión al judaísmo: “No es casualidad que esta inauguración presidencial ocurra durante la fiesta de Jánuca, la Fiesta de la Luz y recuerdo de la rebelión de los macabeos contra el imperio seleúcida”.

“La victoria en la batalla no depende de la cantidad de soldados, sino de las fuerzas que vienen del cielo. La guerra de los macabeos es el símbolo del triunfo de los débiles por sobre los poderosos (…). Dios bendiga a los argentinos y que llas fuerzzas del cielo nos acompañen en este desafío”.

—  Javier Milei.

El discurso concluyó con el conocido lema de campaña de Milei, “¡Viva la libertad, carajo!”, que ha repetido en hasta tres ocasiones desde la escalinata del Congreso y entre los gritos de apoyo de sus simpatizantes.

Acto en la Cámara de Diputados

Milei fue recibido entre gritos de “¡Argentina, Argentina!”, Milei y su flamante vicepresidenta, Victoria Villarruel, proclamaron su lealtad al Estado argentino en presencia de sus predecesores, Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kirchner. Éste le ha impuesto la banda presidencial y le ha entregado el bastón de mando con gesto serio y ante la atenta mirada de la vicepresidenta saliente, ataviada con un llamativo vestido rojo.

Previamente, en su primer acto protocolario, Milei firmó el libro de honor de la Cámara de Diputados con el mensaje: “Viva la libertad, carajo”.

Milei no se dirigió a la cámara legislativa y en su lugar la vicepresidenta Villaruel pronunció unas palabras de agradecimiento en su nombre: “Es un momento que quedará para siempre en nuestros corazones y quiero agradecerles este gesto de acompañarnos desde otros países del mundo y de las provincias”.

Ya tras el discurso, la comitiva de Milei partió motorizada hacia la Casa Rosada, pero el nuevo mandatario ha roto el protocolo para recorrer a pie el último tramo del trayecto hasta entrar en el histórico edificio, sede tradicional de la Presidencia.

Milei y su hermana Karina, aliada inseparable en su carrera política, dejaron atrás el coche descapotable para así poder saludar al público que se había agolpado a los lados de la calle. Ya en la Casa Rosada, Milei recibió a las comitivas extranjeras desplazadas hasta Buenos Aires.

TT Ads