TT Ads

DUBÁI, Emiratos Árabes Unidos (AP) — Los negociadores más veteranos de la reunión de las Naciones Unidas sobre el clima afirmaron hoy sábado que la presión para que el mundo abandone los combustibles fósiles sucios había cobrado tanto impulso que habían pinchado a un poderoso enemigo: la industria petrolera.

A última hora de ayer viernes, varias fuentes de noticias informaron que el dirigente de la OPEP, el poderoso cártel del petróleo había escrito a los países miembros a principios de semana instándoles a bloquear cualquier texto que eliminara o redujera progresivamente los combustibles fósiles. La noticia tuvo el efecto de un trueno, iluminando al anfitrión y petroestado Emiratos Árabes Unidos, que claramente tiene intereses petrolíferos, pero también quiere mostrar al mundo que puede dirigir la conferencia hacia un resultado sustantivo.

Los defensores del medio ambiente, que siguen resentidos tras décadas en las que el poder blando de los intereses petroleros ha impedido que este tipo de debates vieran la luz, se rieron ante los indicios de que el poderoso cártel estaba dando vueltas en torno a los vagones.

“Creo que están cayendo en pánico”, afirmó Alden Meyer, analista de E3G. “Quizás los saudíes no puedan hacer por sí solos lo que han estado haciendo durante 30 años y bloquear el proceso”.

La expresidenta de Irlanda, Mary Robinson, dijo que “están asustados. Creo que están preocupados”.

Robinson, copresidenta del grupo de líderes retirados The Elders, es ahora una destacada activista climática y apuntó que el hecho de la que OPEP esté preocupada “me da esperanza”. El mes pasado, la exmandataria se enfrentó públicamente al presidente de las negociaciones de la COP28, Sultan al-Jaber, quien también funge como director general de la petrolera estatal de Emiratos.

El enviado chino para el clima, Xie Zhenhua, señaló que la conferencia de este año era la “más difícil” de su larga carrera. Dijo que la polémica cuestión de la eliminación progresiva podría resolverse en uno o dos días.

La enviada climática de Alemania, Jennifer Morgan, sugirió que cualquier llamado a bloquear un acuerdo afectará sobre todo a los países pequeños vulnerables al alza del nivel del mar provocado por el calentamiento global.

“En este momento, los países están peleando por su supervivencia. Las islas pequeñas, y la mayoría de los países aquí presentes, están participando de forma muy activa en esta discusión”, apuntó en una entrevista. “Y creo que, obviamente, no es responsable tener una posición que podría significar (…) la vida y la muerte de muchos millones de personas”.

Pero no todos los países en desarrollo opinan lo mismo.

“El desarrollo de nuestros países depende, de hecho, del uso de combustibles fósiles”, declaró Issifi Boureima, secretario ejecutivo de la Comisión del Clima de la Región del Sahel. “No es fácil para países como el nuestro aceptar hoy un texto que acuerda acabar con los combustibles fósiles. No es fácil, porque ¿qué hacemos después?”.

“Creo que en la dinámica de la diplomacia multilateral hay que evitar el egoísmo, el egoísmo del norte hacia el sur”.

El director general de la COP28, Majid al-Suwaidi, restó importancia a la misiva e indicó que el equipo emiratí que dirige la cumbre climática se ha reunido con los negociadores para lograr un acuerdo ambicioso. Según afirmó, el cártel petrolero es una entidad distinta a las negociaciones climáticas, aunque la carta se refería a esas conversaciones.

“Confío en que conseguiremos un buen resultado que los va a sorprender”, dijo Suwaidi a The Associated Press.

La OPEP no respondió inmediatamente a los mensajes en busca de declaraciones. El sábado, una multitud de manifestantes bloqueó brevemente la exposición de la OPEP en las negociaciones sobre el clima para pedir el abandono inmediato de los combustibles fósiles.

Mientras se discutía sobre la carta y cómo hacer la transición desde los combustibles fósiles, el mundo se acercaba cada vez más a decidir dónde se celebrará la conferencia sobre el clima del año que viene, por tercera vez en un estado petrolero. Azerbaiyán anunció que acogería la COP29 en Bakú, donde surgió uno de los primeros yacimientos petrolíferos de la historia. Pero funcionarios de la ONU dijeron que no era un acuerdo cerrado porque no se había presentado la documentación adecuada.

La presidencia de la Conferencia de las Partes se ha jactado de un pacto tras otro, muchos de ellos con compromisos de cientos o incluso miles de millones de dólares, pero que no abordan más que de forma marginal la cuestión clave de la reducción de las emisiones. Cuando se trata de reducir los gases que provocan el cambio climático, un grupo importante de científicos que analiza las promesas, acciones y posibles incrementos de temperatura afirmó en un reporte el sábado que todas las medidas aplicadas hasta ahora no han servido de mucho.

“La presidencia de la COP28 ha hecho mucho ruido en torno a toda una serie de iniciativas voluntarias, mientras adoptaba una postura ambigua o débil sobre el asunto clave de la eliminación progresiva de los combustibles fósiles”, indicó Bill Hare, coautor del informe y director general de Climate Analytics.

La polémica del sábado se produce en un momento en el que las protestas en el centro de conferencias de Dubái donde se celebra la cumbre podrían alcanzar su mayor intensidad, con un “Día de Acción Global” para instar a los países a actuar con decisión contra el cambio climático. La carta de la OPEP ha avivado su enojo.

“Con las políticas actuales, el planeta va camino de un futuro de 2.9 (grados Celsius, (5.2 grados Fahrenheit) por encima de la temperatura preindustrial. No podemos adaptarnos a un aumento de temperatura tan elevado; las pérdidas y los daños serán incalculables. Será nuestra sentencia de muerte”, declaró el ministro de Recursos Naturales de las Islas Marshall, John Silk.

“No nos iremos en silencio a la tumba”.

TT Ads