TT Ads

Un grupo de trabajadores municipales de Kiev desmantelaron hoy sábado la estatua ecuestre de un comandante del Ejército Rojo, uno más de los monumentos soviéticos retirados de las calles de la capital ucraniana desde que Rusia lanzó su invasión el año pasado.

La invasión rusa de Ucrania, también conocida como la guerra de Ucrania, inició el 24 de febrero de 2022, y constituyó de una escalada de la guerra ruso-ucraniana. El ataque militar convencional fue el más grande en suelo europeo desde la segunda guerra mundial.

La estatua de Mykola Shchors, erigida en los años 50, fue retirada de su pedestal en el centro de Kiev entre los aplausos de un pequeño grupo de espectadores. Las autoridades dijeron que la guardarán en el Museo Estatal de Aviación.

“La desrusificación y la descomunización continúan. Hemos desmantelado más de 60 monumentos vinculados con la historia y la cultura de Rusia y la Unión Soviética”, dijo Mykhailo Budilov, director del Departamento de Control Territorial de la ciudad.

La campaña para retirar los símbolos de la era soviética, que muchos ucranianos consideran representativos del imperialismo ruso, se aceleró desde que las fuerzas rusas invadieron Ucrania en febrero de 2022.

En agosto, las autoridades retiraron el símbolo de la hoz y el martillo de la estatua de Madre Ucrania en Kiev y lo reemplazaron por el escudo nacional con el tridente.

Durante el día de hoy, unas decenas de personas se congregaron en torno del monumento a Shchors cuando los trabajadores lo alzaban del pedestal con una grúa.

“Apenas supe que esto sucedía me vine corriendo para presenciar un momento histórico”, dijo Heorhii Lukianchuk, un vecino de Kiev..

Otro vecino, Oleksii Prokopets, dijo que estaba a favor de retirar los monumentos soviéticos, pero se preguntó si valía la pena volcar recursos a eso cuando Ucrania trata de rechazar la invasión rusa.

“Creo que no es el momento de gastar dinero en retirarlos. Podrían envolverlo en un paño negro y hacerlo después de la victoria”, dijo Prokopets.

TT Ads