TT Ads

En la víspera que Venezuela realice un referendo sobre el Esequibo, una zona en disputa con Guyana, el gobierno de Nicolás Maduro rechazó el sábado una declaración de la Comunidad del Caribe (CARICOM) que le pidió respetar el reciente pronunciamiento de un tribunal internacional de no modificar la situación en ese territorio.

La Corte Internacional de Justicia (CIJ), máximo tribunal de Naciones Unidas, dispuso el viernes que Venezuela se abstenga de adoptar medidas que alteren el control de Guyana sobre el Esequibo, aunque no se refirió al referendo que convocó la Asamblea venezolana para el domingo.

Guyana había solicitado a la Corte que ordene a Venezuela detener parte del referendo cuya intención, afirma, es “expansionista”.

En un comunicado, el gobierno de Venezuela acusó a la secretaría de CARICOM de omitir que la CIJ, según asumió, “rechazó de manera unánime la temeraria pretensión de Guyana de intentar limitar los derechos políticos de los venezolanos e impedir la realización de la consulta popular”.

Agregó que esa dependencia de la comunidad caribeña evita referirse a lo que aseguró fue un llamado de la Corte hacia Guayana “a detener las acciones deliberadas de agravamiento de la situación de controversia”. Entre éstas mencionó un supuesto “involucramiento del Comando Sur de los Estados Unidos y el otorgamiento de concesiones en un área marítima sin delimitar”.

Previamente, en un comunicado emitido el viernes, la secretaría de la Comunidad del Caribe pidió a Venezuela respetar el pronunciamiento de la Corte.

“Venezuela no puede, mediante un referéndum o de otra manera, violar el derecho internacional y desconocer la Orden de la Corte más alta del mundo”, indicó.

Añadió que la controversia por el Esequibo, entre Venezuela y Guayana, se encuentra ante la CIJ por disposición de la secretaría de la Organización de Naciones Unidas en búsqueda de “una solución definitiva” y le exigió que “haga valer sus reclamos dentro de la ley y el proceso legal”.

Pese a que asumió el dictamen de la CIJ como una victoria y un rechazo a la pretensión de Guyana, Venezuela no reconoce la jurisdicción de la Corte sobre el reclamo por el Esequibo, un territorio de 159.500 kilómetros cuadrados, rico en petróleo y minerales, cuya pertenencia reclama porque dice estar bajo su jurisdicción desde la época de la colonia española.

En cambio, Venezuela busca que el conflicto se solucione bajo el amparo del Acuerdo de Ginebra de 1966, suscrito por Londres poco antes de la independencia de Guyana, reconociendo el reclamo de Venezuela y planteado una salida diplomática y satisfactoria para las partes.

Pese a las tensiones, el gobierno venezolano realizará el domingo el referendo de cinco preguntas consultando sobre la creación de un estado en ese territorio y la entrega de ciudadanía venezolana a quienes lo habitan.

Con el firme propósito de alcanzar ese objetivo, el presidente venezolano ofreció el sábado un discurso de unidad y paz con el cual convocó a los venezolanos a pronunciarse en el referendo. Durante una ceremonia religiosa en la plaza Bolívar, Maduró mencionó que “algo bonito” de la batalla por el “rescate histórico” del Esequibo, es la “unión nacional que ha surgido”.

A pocas horas del referendo, el titular del Consejo Electoral de Venezuela, Elvis Amoroso, aseguró en rueda de prensa que todo está a punto para el proceso en que aún con la cédula de identidad vencida, los ciudadanos podrán efectuar su voto en los 15.857 centros de votación instalados.

Unos 20,6 millones de venezolanos están convocados para sufragar en la jornada del domingo.

TT Ads