TT Ads

La Cámara de Representantes de Estados Unidos votó el viernes a favor de expulsar al representante republicano George Santos de Nueva York después de un informe de ética crítico sobre su conducta que lo acusó de convertir donaciones de campaña para su propio uso. Fue apenas el sexto miembro en la historia de la cámara en ser destituido por sus colegas.

La votación a favor de la expulsión fue 311-114. La expulsión requiere el apoyo de dos tercios de la Cámara, un listón deliberadamente alto, pero un informe contundente del Comité de Ética de la Cámara que acusó a Santos de violar la ley federal resultó decisivo.

Santos luchó contra el esfuerzo de expulsión previo a la votación, encabezando su propia defensa durante el debate en la Cámara y realizando una conferencia de prensa y entrevistas.

“No me quedaré quieto”, declaró Santos mientras los legisladores debatían su destitución la noche antes de la votación. “La gente del Tercer Distrito de Nueva York me envió aquí. Si quieren que me vaya, tendrán que silenciar a esa gente y votar duramente”.

De las expulsiones anteriores en la Cámara, tres fueron por deslealtad a la Unión durante la Guerra Civil. Los dos restantes ocurrieron después de que los legisladores fueran declarados culpables de delitos en un tribunal federal. Santos defendió su postura a favor de permanecer en el cargo apelando directamente a los legisladores que temen estar sentando un nuevo precedente que podría hacer que las expulsiones sean más comunes.

El presidente de la Cámara de Representantes, Mike Johnson, estuvo entre los que expresaron su preocupación por la destitución de Santos, aunque ha dicho a los miembros que voten en conciencia. Otros dirigentes estuvieron de acuerdo con su razonamiento y se opusieron a la expulsión. Pero algunos republicanos, incluidos los colegas de Santos de Nueva York, dijeron que los votantes agradecerán que los legisladores cumplan con estándares más altos.

TT Ads