TT Ads

“Si tienes un gran sueño debes estar dispuesto a un gran esfuerzo para concretarlo porque solo lo grande alcanza lo grande”. Así describe el artista plástico Williams Carmona lo que ha sido la travesía de llevar su pieza “El hacedor de justicia” a la Bienal de Arte Contemporáneo de Florencia, Italia, donde ganó el premio de escultura.

El escultor, cubano de nacimiento y puertorriqueño de corazón, representó por primera vez a Puerto Rico en la exhibición que acogió a 470 artistas.

La escultura de cuatro pies hecha en bronce, está basada en la Guerra en Ucrania porque no entendía como un país agredía a otro y asesinaba a personas indefensas. En la obra muestra un tanque con una torre de maletas que representan a las personas desplazadas y en el tope está Jesucristo en la posición de la escultura de “El pensador” del famoso artista Auguste Rodin.

Carmona expresó que colocó a Jesucristo porque es una imagen muy icónica y que las personas tienen mucha fe. “Yo quiero darle un concepto nuevo a la creencia y también al pensamiento, quisiera que la gente viera a Jesucristo como una utopía que puede ser real en sus pensamientos”, explicó el artista quien reside en Puerto Rico hace 38 años.

“Mi concepto filosófico de Jesucristo como “El hacedor de la justicia” es porque tengo un concepto que yo no creo en la gente que cree en Dios, no, yo pienso en Dios. Hoy en día los problemas que tenemos en el mundo entero y todas estas grandes batallas son guerras de creencias, no son guerras de gente que se sienta a pensar”, profundizó el artista surrealista, quien fue reconocido luego del premio internacional en el Senado de Puerto Rico.

El momento que expuso la obra en Florencia comenzó la guerra de Israel lo que hizo que fuera más mediática y crítica. La misma para Carmona lleva el mensaje de que “la civilización no está perdida y que la política es una absurda mentira”.

Carmona también mostró una serie de pinturas sobre la cuarentena en Florencia.

Boricua de corazón

Desde que tenía seis años estuvo estudiando arte hasta que realizó la maestría y emigró a Puerto Rico por recomendación de su padre adoptivo, el fallecido cantautor cubano, Pablo Milanés, porque “creyó fielmente que podía vivir en otro lugar donde podía expresar libremente lo que yo pensaba”.

“Mi papá hizo una canción donde dice que “Cuba y Puerto Rico son de un pájaro las dos alas” de un poema de Lola Rodríguez de Tió y siempre me dijo que viniera a Puerto Rico porque es un lugar bastante familiar donde todos nos debemos a todos”, compartió.

El artista enfatizó que partió de Cuba por incomprensión y por falta de libertad, donde les ofrecieron una esperanza con la revolución que nunca existió.

“No le pude dar mucho fruto de lo que aprendí por lo menos al sistema ideológico punzante que me hizo irme de mi patria aunque ahora ya no la considero mi patria ahora mi patria es esta, Puerto Rico”.

Asimismo, expresó que en la exposición le preguntaron si podía representar a Cuba e indicó que no porque cuando se trata de “la izquierda, cuando tu usas un nombre de un país involucra el gobierno que tiene… y yo no presto para esas cosas. También, tengo un alto sentido de pertenencia y yo creo que este país (Puerto Rico) merece toda la gloria que me den a mí y gustosamente lo presento donde quiera que vaya”.

Por otro lado, Carmona detalló que ha sido inspirado y transformado por muchos artistas, pero quienes lo guiaron fue la pintora surrealista inglesa, Leonora Carrington, y en la filosofía de la vida fue su padre.

Lo próximo del artista

Actualmente, está trabajando en pinturas abstractas dirigidas al cuerpo femenino. En cuanto a la escultura de “El hacedor de justicia” la llevará a una Feria de Miami, Florida y la exhibirá en Puerto Rico en enero, pero aún se desconoce dónde se llevará a cabo. En adición, publicará un libro el próximo año llamado “El éxito de todos mis fracasos” sobre historias de su vida y tendrá redacciones de varios escritores.

“Lo más importante es que uno tiene que buscar algo por lo que valga la pena morir y entonces vivirás”, concluyó.

TT Ads