TT Ads

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC), indican que en los últimos años han subido los casos de personas por problemas de circulación sanguínea debido errores rutinarios de cuidados como mala alimentación, limitada actividad física, poca hidratación, consumo de alcohol y tabaco.

Patologías como hipertensión, diabetes y obesidad son también generadores de esta problemática, ante esto, la recomendación principal del ente de salud estadounidense es desarrollar una dieta basada en sana alimentación especializada para combatir la situación.

Es acá donde hace acto de presencia como un gran protagonista el ajo, una hortaliza que según la CDC es capaz de ayudar a que la sangre fluya bien y los vasos y las arterias se mantengan en buena condición.

Beneficios del ajo en la sangre

El ajo contiene minerales como manganeso, selenio, calcio, cobre, potasio, vitaminas B6 y C. Sus beneficios se deben a los compuestos de azufre que se forman cuando se cortan, trituran o mastican los dientes en crudo.

Esta hortaliza es también rica en antioxidantes ideales para el cuidado de los vasos sanguíneos, previniendo la formación de placas de grasa y la oxidación de la misma. “Algunas investigaciones reportan que el ajo en polvo demuestra actividades antitrombóticas. Un agente antitrombótico es una sustancia que reduce la formación de coágulos de la sangre”, precisa Medical News Today.

Se considera que el consumo de ajo reduce la presión arterial alta, debido a que ejerce un efecto hipotensor y así mismo hay estudios que revelan que el ajo puede ayudar a bajar la presión sanguínea hasta en un 8%, con lo que es posible evitar un infarto o derrame cerebral. Para cumplir con este objetivo, una de las formas de consumirlo es con agua, debido a que estimula la producción de óxido nítrico, que es un gas con fuerte acción vasodilatadora, lo que facilita la circulación de la sangre y disminuye la presión sobre el corazón.

TT Ads