TT Ads

Se acerca la Navidad y con ella se agranda la compra de alimentos en preparación a las festividades. Los agricultores locales reciben esta temporada con optimismo ante lo que fue un buen año, en términos de la cosecha.

Entre los productos agrícolas locales con mayor demanda durante la época navideña, en Puerto Rico, está el guineo verde, el plátano y el cerdo, pues son primordiales en las recetas tradicionales. Asimismo, la yautía y la calabaza son productos que se pueden conseguir localmente.

Sin embargo, en el caso de los gandules, pese a que en un pasado el archipiélago contaba con una producción comercial local, hoy en día se producen para consumo personal o familiar, según el presidente de la Asociación de Agricultores de Puerto Rico, Héctor I. Cordero Toledo.

“Los volúmenes que se necesitan para poder tener una producción comercial (de gandules), cuando el agricultor lo pone en una balanza, es más rentable tener otro producto agrícola, como es el plátano, que le es más rentable que quizás tener gandules, que es un producto que es de una sola vez al año”, explicó.

Por otro lado, el cerdo, si bien es un producto de alta demanda durante esta época, solamente de diez a 12 por ciento de lo consumido en el país se produce localmente.

En cuanto a las altas temperaturas registradas durante este año, el agricultor indicó que estas tuvieron efectos tanto negativos como positivos en el sector agropecuario. “Hemos visto que, en muchas de las plantaciones, el cambio climático –específicamente el calor– lo que ha hecho es que ha adelantado el proceso tanto de maduración, como de desarrollo de la planta”.

Sin embargo, los efectos negativos del calor extremo son evidentes en la ganadería, debido a que provoca más estrés en los animales, lo que se ve reflejado en bajas en la producción, según Cordero Toledo.

El también ganadero celebró la buena temporada este año, pues las cosechas no se vieron afectadas por ningún ciclón, como fue el caso en 2022 tras el huracán Fiona.

Michael Vega Rodríguez, de 23 años, quien labora en la finca familiar Hacienda Agromar, en Salinas, coincidió en que ha sido una temporada favorable por la cantidad de lluvia que han recibido. Allí, cultivan y venden plátanos, así como las hojas, que se utilizan en la preparación de los pasteles; y papayas verdes, que se utilizan para el dulce de lechosa.

En cuanto a la comparación de precios entre los productos locales y los importados, el joven ejemplificó que “el plátano que viene importado desde República Dominicana tiende a ser más barato, pero es de menor calidad porque no están frescos”.

Cordero Toledo reiteró que “tenemos una agricultura que está dispuesta a trabajar por el país, pero también necesitamos un consumidor que esté dispuesto y que, sobre todo, esté claro de que hacer agricultura, en Puerto Rico, es costoso y quizás este encuentre un producto entre un diez y un 15 por ciento más caro que el producto extranjero, pero está consumiendo un producto que es de calidad, de Puerto Rico, que tiene el sello de frescura y que verdaderamente vale la pena”.

TT Ads