TT Ads

Esta ha sido una temporada llena de reinicios para los Patriots de Nueva Inglaterra.

El campamento de entrenamiento trajo la primera oportunidad de olvidarse de la lamentable temporada de 2022.

Una victoria sobre los Jets en la semana 3 supuestamente también iba a servir para reiniciar después de un arranque de 0-2.

La esperanza de otro mulligan llegó después del triunfo en la semana 7 sobre Buffalo que frenó una marca de 1-5.

Pero la derrota del domingo por 10-6 ante Indianápolis en Alemania no solamente le dio a Nueva Inglaterra su segunda racha de tres derrotas seguidas en la temporada, también es otra clara señal de que los problemas que tiene el equipo pueden no tener solución en este momento.

La intercepción que Mac Jones lanzó, sin estar bien apoyado y con un pase definitivamente corto y mal lanzado en la zona roja en el cuarto periodo, no solamente privó al equipo de la posibilidad de tomar la ventaja. También llevó a una audiencia internacional la inutilidad del quarterback de tercer año en la NFL, alzando las dudas sobre quién debería tener el puesto titular cuando los Patriots regresen de su semana de descanso.

“Vamos a estar observando todo”, dijo el coach Bill Belichick el lunes. “Analizaremos todo en todos los ámbitos”.

Mientras que Belichick dejó claro que las evaluaciones incluirán a cada posición del plantel, el hecho de que Jones haya sido mandado a la banca después de la intercepción y tomara su lugar el suplente Bailey Zappe fue un indicativo de que la condición de Jones como titular está en duda, en el mejor de los casos.

“Todavía no estamos ahí, pero siempre uso la semana de descanso para hacer una autoevaluación y del equipo y analizo todo lo que puedo hacer mejor. Hay muchas cosas que claramente necesito mejorar”, dijo Jones. “Siempre voy a trabajar. Eso lo sé”.

El mismo escrutinio recae directamente en Belichick, cuyo equipo marcha último en la AFC con marca de 2-8 por primera vez desde que terminó su primera temporada en Nueva Inglaterra con récord de 5-11 en 2000.

QUÉ FUNCIONA

Si lo que está en juego en esta temporada baja es una revisión completa de la posición de quarterback, los Patriots continúan en una posición de conseguir una selección alta. Si la temporada terminara hoy, Nueva Inglaterra elegiría en tercer lugar global.

QUÉ DEBE MEJORAR

Mientras que el juego de Jones y las lesiones no han ayudado, la ofensiva ha tenido un retroceso masivo bajo la dirección de Bill O’Brien.

Puntos por partido (14,1), yardas por juego (308,4) y efectividad en terceras oportunidades (34,9%) todas están por debajo de lo conseguido el año pasado.

Los lentos arranques siguen afectando a los Patriots, que no han anotado un touchdown en su primera serie ofensiva de sus partidos esta temporada.

TT Ads