TT Ads

Tanta bondad en el Partido Popular Democrático (PPD) en estos días, confunde.

Si fuésemos ingenuos y sin haber cubierto para los medios numerosos procesos electorales, diríamos que los gestos de Luis Javier Hernández, Charlie Delgado y el esperado anuncio de José Luis Dalmau representan un gran desprendimiento humano por el bien de su colectividad y por ende el país.

Pero como la pasada premisa sobre mi ingenuidad e inexperiencia no es cierta, pues tenemos que mirar los recientes sucesos en el PPD con una mayor suspicacia ya que estamos ante un ambiente donde impera más la ambición que la bondad.

¿Cuál es la lectura de todos estos líderes que le están despejando el camino a Jesús Manuel Ortiz para que se le haga más fácil conseguir la candidatura a la gobernación por el PPD? La contestación posible es que huelen pocas posibilidades de triunfo de ese partido en las próximas elecciones generales. Entretanto, Jesús Manuel debe estar apostando a que pudiera dar un golpe de suerte, confiando en la máxima que dice que en la política cada día es un universo en el que cualquier cosa puede pasar, en cualquier momento. Y para las próximas elecciones falta un año y cuatro días. O sea, mucho más que un universo político.

El anuncio de Luis Javier Hernandez dejando la alcaldía de Villalba para buscar un escaño por acumulación en el Senado deja claro que el también presidente de la Asociación de Alcaldes ahora opta por la presidencia de ese cuerpo legislativo si ganan la mayoría allí. En ese sentido se le adelantó a José Luis Dalmau quien aun no decide si vuelve al Senado o se convierte en el tercer aspirante primarista a la gobernación del PPD. ¿Habrá ocurrido algún diálogo sobre eso el lunes cuando se hizo el anuncio? ¿Habrá conformado Jesús Manuel su liderato legislativo ya con Luis Javier y Héctor José Ferrer de ganar las dos ramas de gobierno que se disputan en la Elección General? Recordemos que Dalmau no ha lucido ser un fanático de primera fila de Jesús Manuel.

Ahora bien, volviendo al alcalde de Villalba, lo veo, como a Pablo José Hernández Rivera, buscando posicionarse en la candidatura a La Fortaleza del 2028.

Por el momento, Jesús Manuel Ortiz se crece públicamente al sacar a sus opositores del medio y esa es la percepción inicial positiva para él. Pero, a la larga pudiera representar que nadie quiere correrse el muy probable riesgo de perder y desaparecer del panorama político electoral.

Y es que el PPD no solo enfrenta un partido de gobierno sólido, unido y con dinero, a pesar de las primarias, sino que también tiene el reto, desconocido aun, de lo que hará la alianza del Partido Independentista Puertorriqueño con Victoria Ciudadana, y que supondría un bajón de votos para la pava. El PPD también enfrenta escenarios complicados en las alcaldías de Ponce, Mayagúez, San Juan y ahora Aguadilla que le pudieran costar votos en la carrera por La Fortaleza.

¿Qué usted cree?

TT Ads