TT Ads

CIUDAD DE MÉXICO (AP) — Las autoridades mexicanas elevaron el lunes a 47 el número de desaparecidos por el huracán Otis mientras continúan las labores de búsqueda tanto en tierra como entre las embarcaciones que se hundieron en Acapulco, el turístico puerto que fue devastado por el huracán de categoría 5.

Además, durante la conferencia matutina del presidente Andrés Manuel López Obrador se ajustó la cifra de fallecidos a 45, tres de ellos extranjeros, pese a que el gobierno federal había informado el domingo en un comunicado tres muertos más y el propio mandatario no descartó que haya víctimas cuyo deceso no se ha certificado todavía.

El nuevo balance lo ofrecieron la gobernadora del estado de Guerrero, Evelyn Salgado, y su fiscal Sandra Luz Valdovinos, quien afirmó que a la morgue llegaron 45 cuerpos —de los cuales 16 ya han sido entregados— y que esa era la información “verídica y real” el lunes por la mañana.

Entre los fallecidos hay tres extranjeros que eran residentes en Acapulco, dijo Valdovinos: una persona estadounidense —cuyo cuerpo ha sido entregado a sus familiares—, otra británica y otra canadiense.

El secretario de Marina, José Rafael Ojeda, tampoco descartó que pueda haber más cuerpos en las 29 embarcaciones hundidas que ya han sido localizadas. Agregó que se espera la llegada de un buque para recuperarlas.

Ojeda indicó también que los turistas que había en Acapulco ya salieron —un total de 546 evacuados—, pero señaló que el lunes estaba prevista la llegada al aeropuerto de la ciudad de vuelos comerciales por si más personas quieren salir.

Al menos 260 de los evacuados eran extranjeros, según datos previos de la cancillería.

El aeropuerto todavía no funciona por la noche por falta de energía, pero las autoridades confían en que pueda volver a operar nocturnamente el martes.

Las autoridades civiles y militares proseguían con las labores de limpieza en las vías de la ciudad de un millón de habitantes donde aún había cerca de 200.000 hogares luz y buena parte de la población sin agua mientras intentaban garantizar la seguridad después del caos que imperó durante días y que proseguía sobre todo en la periferia de la ciudad.

Aunque las autoridades siguen haciendo un censo de daños ya informaron que Otis afectó más de 270.000 viviendas y 120 hospitales y clínicas, además del 95% de los comercios y el 80% de la infraestructura hotelera.

TT Ads