TT Ads

La reunión de dos días de duración que comenzó el sábado en Malta, y en la que participarán delegados de seguridad nacional es la tercera ronda de este tipo de conversaciones en los últimos meses. Ucrania considera es una oportunidad para conseguir el apoyo de países de todo el mundo al plan de paz de 10 puntos del presidente Volodymyr Zelenskyy, sobre todo teniendo en cuenta que el conflicto de Oriente Medio puede desviar la atención de Ucrania.

Rusia, que no ha sido invitada, ha tachado la iniciativa de tendenciosa.

“Los esfuerzos diplomáticos de Ucrania están dando sus frutos, ya que el apoyo internacional a la fórmula de paz ucraniana es cada vez mayor”, escribió el jefe de la oficina presidencial ucraniana, Andriy Yermak, en X —antes conocido como Twitter— previo a la sesión inaugural, destacando la fuerte asistencia internacional.

La primera ronda de conversaciones, celebrada en Copenhague en junio, contó con sólo 15 participantes, cifra que aumentó a 43 en la segunda ronda, celebrada en Yeda en agosto.

En su discurso en la conferencia, Yermak señaló que, a medida que más y más Estados se suman al desarrollo del plan de Zelenskyy, “Rusia tendrá que ceder ante la comunidad internacional. Tendrá que aceptar nuestras condiciones comunes”.

A continuación especificó que cinco de los 10 puntos del plan se debatirían en las conversaciones del fin de semana: seguridad nuclear, seguridad energética, seguridad alimentaria, liberación de prisioneros de guerra y deportados, y restablecimiento de la integridad territorial de Ucrania.

En su discurso de apertura, el ministro de Asuntos Exteriores de Malta, Ian Borg, dijo que la alta asistencia era un “voto de confianza en Malta como mediador de paz”, reiterando el apoyo del país a Ucrania.

“Aunque somos un Estado neutral, no podemos permanecer callados ante la injusticia, las atrocidades y el abuso de poder en esta región”, afirmó Borg. “Malta cree en el multilateralismo bajo los auspicios del derecho internacional y la Carta de la ONU”.

TT Ads