TT Ads

HOUSTON (AP) — Dusty Baker se ha retirado como mánager de los Astros de Houston, poniendo fin a una destacada carrera de 26 años como piloto de las Grandes Ligas, coronada por el título del año pasado en la Serie Mundial.

Baker dio la noticia el miércoles durante una entrevista con el diario USA Today.

“Estoy muy agradecido con (el dueño) Jim Crane y con los Astros de Houston por darme esta oportunidad y por ganar un campeonato”, comentó Baker al diario. “Siento que han sido buenos conmigo y yo he sido bueno con ellos.

“Lo que realmente aprecio es que Jim ha sido totalmente honesto y transparente conmigo en todo”.

Baker dijo también al diario que le gustaría ocupar un papel de asesor en el béisbol, ya sea con los Astros o con un equipo más cercano a su casa en el norte de California.

“Todavía tengo mucho que ofrecer. El béisbol ha sido mi vida”, dijo Baker. “Tengo toda una vida de conocimiento, mucho más que el de aquellos que nunca han jugado este deporte”.

Baker, de 74 años, no respondió de inmediato a los mensajes que le dejó The Associated Press para solicitar sus comentarios.

Los Astros han programado una conferencia de prensa para este jueves por la mañana. Se prevé la asistencia de Baker, Crane y el gerente general Dana Brown.

Baker renunció luego de su cuarta temporada con los Astros, quienes se quedaron a un triunfo de llegar a su tercer Serie Mundial consecutiva, al caer el lunes ante los Rangers de Texas.

El piloto, famoso por mordisquear un mondadientes y por su talento para relatar historias, parecía saber todo de todos, y finaliza su carrera en el noveno sitio de la lista histórica, con 2.183 victorias en 4.046 juegos de temporada regular.

Fue el duodécimo manager en la historia de las mayores que ha llegado a 2.000 triunfos y el primer piloto negro en conseguir la proeza.

Diez de los otros 11 managers que han acumulado al menos 2.000 triunfos están en el Salón de la Fama. Bruce Bochy (2.093) es la única excepción. Dirige actualmente a los Rangers de Texas y no es elegible todavía.

“Dusty Baker es una leyenda en este deporte”, dijo el campocorto dominicano de Houston, Jeremy Peña. “Me ha gustado cada día que he podido compartir con él en este club. Ha sido grandioso conmigo. Ha mostrado demasiada confianza en mí. Ha sido un gran manager”.

Baker comenzó a dirigir en 1993, tras una carrera de 19 años como jardinero. Jugó con Hank Aaron en Atlanta y ganó una Serie Mundial con los Dodgers en 1981.

Fue piloto de San Francisco, los Cachorros de Chicago, Cincinnati y Washington, antes de llegar a Houston. Es el único manager en la historia de las Grandes Ligas que ha llevado a cinco equipos distintos a la postemporada.

Llegó a los Astros en momentos en que necesitaban limpiar su imagen tras el escándalo de robo de señales que le costó el puesto al manager A.J. Hnch.

Tuvo una foja de 320-226 con Houston, para guiarlos a los playoffs en cada una de sus cuatro temporadas y ganando dos gallardetes.

TT Ads