TT Ads

Fiscales especiales dijeron el martes que buscan acusar nuevamente al actor Alec Baldwin de homicidio involuntario por un tiroteo fatal de 2021 ocurrido en el plató de una película en Nuevo México.

Los fiscales Kari Morrissey y Jason Lewis, con sede en Nuevo México, dijeron que presentarán pruebas a un jurado acusador en los próximos dos meses, y señalaron que “hechos adicionales” han salido a la luz sobre el tiroteo mortal de octubre de 2021 en el set de una película del oeste a las afueras de Santa Fe.

Baldwin, coproductor de la película Rust, estaba apuntando con un arma a la directora de fotografía Halyna Hutchins durante un ensayo en el set de la película en las afueras de Santa Fe cuando el arma se disparó, matándola e hiriendo al director Joel Souza.

En abril, los fiscales especiales desestimaron inicialmente un cargo de homicidio involuntario contra Baldwin, diciendo en ese momento que se les informó que el arma podría haber sido modificada antes del tiroteo y funcionar mal. Más tarde dieron un giro y comenzaron a sopesar la posibilidad de volver a presentar cargos contra Baldwin después de recibir un nuevo análisis del arma.

El análisis de armas realizado por expertos en balística y pruebas forenses con sede en Arizona y Nuevo México se basó en piezas de repuesto para volver a ensamblar el arma disparada por Baldwin, después de que partes de la pistola se rompieran durante pruebas anteriores realizadas por el FBI. El informe examinó el arma y las marcas que dejó en un cartucho gastado para concluir que el gatillo debió haber sido apretado o presionado.

El análisis dirigido por Lucien Haag de los Servicios de Ciencias Forenses en Arizona afirmó que aunque Baldwin niega repetidamente haber apretado el gatillo, “dadas las pruebas, hallazgos y observaciones reportadas aquí, el gatillo tuvo que apretarse o presionarse lo suficiente para liberar el martillo completamente amartillado o retraído. del revólver de pruebas”.

TT Ads