TT Ads

El presidente estadounidense Joe Biden sopesa viajar a Israel en los próximos días, aunque el viaje no es inminente, dijo un alto funcionario del gobierno el domingo.

Biden ha proclamado firmemente su apoyo a Israel, y un viaje a ese país sería una oportunidad para él de mostrar su respaldo, pero se llevaría a cabo en medio de mayores temores de que una invasión israelí a Gaza pudiese detonar una guerra más amplia con consecuencias humanitarias devastadoras.

El funcionario habló con The Associated Press a condición de guardar el anonimato por no estar autorizado a declarar públicamente sobre las deliberaciones internas en torno a un posible viaje presidencial. El secretario de Estado, Antony Blinken, ya ha recorrido Oriente Medio en la última semana en un intento por evitar que la guerra con Hamas dé origen a un conflicto regional.

Pero Biden también hizo público su mayor intento hasta el momento por contener a Israel tras el ataque de Hamas del 7 de octubre —el cual dejó más de 1.300 muertos, incluidos al menos 30 estadounidenses—, advirtiendo en una entrevista transmitida el domingo en el programa “60 Minutes” de la CBS que Israel no debería ocupar nuevamente Gaza.

“Pienso que sería un gran error”, indicó Biden. “Miren, lo que sucedió en Gaza, desde mi punto de vista, es Hamas, y los elementos extremistas de Hamas no representan a todo el pueblo palestino. Y pienso que sería un error que Israel ocupara nuevamente Gaza”.

Sin embargo, añadió, “eliminar a los extremistas es un requerimiento necesario”.

Biden y los funcionarios de su gobierno se han negado a criticar a Israel por los bombardeos que han cobrado vidas civiles en Gaza. Pero han instado a Israel, Egipto y otros países a que permitan el ingreso de asistencia humanitaria y suministros a la zona de conflicto.

“Confío en que Israel actuará bajo las reglas de guerra”, dijo Biden durante la entrevista. “Hay estándares por los que se rigen las instituciones y los países democráticos. Y confío en que habrá la capacidad para que los inocentes en Gaza puedan tener acceso a medicamentos y alimentos y agua”.

Blinken, en tanto, escuchó las críticas del presidente egipcio Abdel Fattah el-Sisi contra la operación militar de Israel. Después de El Cairo, se trasladó a Jordania y planeaba regresar a Israel el lunes, llevando a los mandos israelíes la retroalimentación que recibió en una serie de reuniones con gobernantes de todo el mundo árabe.

El-Sisi le dijo a Blinken que la operación de Israel en Gaza ha excedido “el derecho de autodefensa” y se ha convertido en “un castigo colectivo”, reportó la prensa egipcia.

Antes de irse de Egipto, Blinken les dijo a los periodistas que “Israel tiene el derecho, y de hecho tiene la obligación de defenderse de estos ataques de Hamas y de intentar hacer todo lo posible para asegurarse de que esto no vuelva a suceder”. Consciente del potencial costo humano en Gaza, Blinken dijo que “la forma en que Israel hace esto es importante. Debe hacerlo de una manera que afirme los valores compartidos que tenemos para la vida y la dignidad humanas, tomando todas las precauciones posibles para evitar dañar a los civiles”.

Más temprano el domingo, el funcionario estadounidense se reunió con el príncipe heredero saudí Mohamed bin Salman en Riad, tras entrevistarse con los líderes de los Emiratos Árabes Unidos, Bahréin, Qatar, Jordania y la Autoridad Palestina.

Blinken dijo que lo que escuchó en cada reunión con los gobernantes árabes “fue la determinación de una visión compartida de que tenemos que hacer todo lo posible para asegurarnos de que esto no se extienda a otros lugares, una visión compartida para salvaguardar vidas inocentes, una visión compartida para conseguir asistencia a los palestinos en Gaza que la necesitan, y estamos trabajando mucho en eso”.

Por su parte, la Casa Blanca anunció el nombramiento de David Satterfield, exembajador en Líbano y Turquía, para que encabece las iniciativas de Estados Unidos para llevar asistencia humanitaria a “personas vulnerables en todo Oriente Medio”. Se tiene previsto que Satterfield llegue a Israel el lunes.

Desde Washington, el asesor de seguridad nacional de Biden, Jake Sullivan, dijo que Estados Unidos no estaba “haciendo solicitudes ni exigencias a Israel respecto de sus operaciones militares”. Sullivan, que recorrió los noticieros dominicales de la televisión, dijo que el gobierno estaba “simplemente declarando nuestros principios básicos: los principios sobre los que se fundamentan este país y todas las democracias, incluido Israel. Es lo que nos diferencia de los terroristas, que de hecho respetamos la vida civil”.

Dijo que Estados Unidos “no interfiere en su planeación militar ni trata de darles instrucciones ni solicitudes específicas”. Sullivan indicó que Washington está transmitiendo un mensaje en público y en privado de que “todas las operaciones militares deben llevarse a cabo en apego a las leyes de guerra, que los civiles deben ser protegidos, que los civiles deben tener una oportunidad real de ponerse a salvo”, y tener acceso a alimentos, agua, medicamentos y refugio.

TT Ads