TT Ads

SAN JUAN (AP) — Haití se negó hoy, jueves, a sumarse a la vecina República Dominicana para reabrir un cruce fronterizo comercial clave, dejando parte del comercio paralizado y prolongando una crisis diplomática generada por la construcción de un canal en suelo haitiano.

El presidente dominicano, Luis Abinader, cerró todas las fronteras, incluido dicho cruce en la ciudad norteña de Dajabón, durante casi un mes para protestar por la construcción del canal, el cual —afirma— viola un tratado y tomará agua que es necesaria para los agricultores dominicanos. Por su parte, Haití señaló que tiene el derecho de construir el canal y que es sumamente necesario debido a una sequía.

El gobierno de Abinader abrió parcialmente las fronteras ayer, miércoles, incluida la de Dajabón, ciudad que alberga un importante mercado para el comercio entre los países, pero permitió un comercio limitado y mantuvo la restricción a la entrada de haitianos a la República Dominicana por cuestiones laborales, educativas, turísticas o médicas. También, dejó vigente una restricción a la emisión de visados para ciudadanos haitianos.

Haití se negó a hacer lo mismo en su cruce fronterizo de la cercana comunidad de Ouanaminthe, y su gobierno no brindó una razón por el momento. Pero Moïse Charles Pierre, delegado de la región noreste de Haití, aseguró a The Associated Press que la parte dominicana tenía que disculparse y reanudar plenamente las operaciones fronterizas.

“Abinader necesita respetar al pueblo haitiano y disculparse públicamente”, señaló Pierre.

En tanto, los otros dos cruces fronterizos en las localidades de Elías Piña e Independencia abrieron en ambos lados.

El canal que se construye en Haití tiene el objetivo de tomar agua del río Masacre que fluye a lo largo de la frontera en la isla de La Española que ambos países comparten. El gobierno haitiano aseveró que los agricultores necesitan con urgencia el agua para paliar una sequía que acabó con los cultivos de la región.

Abinader puntualizó que la construcción del canal viola un tratado firmado en 1929 y que podría afectar a los agricultores locales y los humedales cercanos.

El jueves, el ex primer ministro haitiano y candidato a la presidencia, Claude Joseph, emitió un comunicado de prensa en el que rechazó las acusaciones de un embajador dominicano de que él había ordenado las obras en el canal para provocar una crisis con la República Dominicana.

Sin embargo, Joseph insistió en que Haití tiene el derecho de construir el canal.

Desde la reapertura parcial del miércoles en Dajabón y otras ciudades fronterizas, los vendedores del lado dominicano están limitados a vender productos como alimentos y medicamentos, y tienen prohibido vender artículos de construcción como hormigón y varillas metálicas. Funcionarios dominicanos sostienen que la venta de dichos objetos ayudaría a la construcción del canal.

Pierre afirmó que además de mantener cerrada la frontera, las autoridades están trabajando en un plan que permita a los vendedores haitianos recuperar sus mercancías que se quedaron en el mercado de Dajabón desde el cierre.

El miércoles estalló un incendio antes del amanecer en el mercado de Dajabón, y 26 de los 28 puestos destruidos pertenecían a haitianos, de acuerdo con el alcalde de Dajabón, Santiago Riverón. Las autoridades están investigando la causa del incendio.

En tanto, Riverón comunicó que se reunió con el cónsul de Haití en Dajabón y esperaba reunirse más tarde con el alcalde de Ouanaminthe para hablar sobre el incendio y la reapertura de la frontera.

TT Ads