TT Ads

NUEVA YORK (AP) — Las mariposas de la familia de los papiliónidos están entre las más raras y más grandes de las que embellecen el planeta, y con sus alas de hasta 25 centímetros (10 pulgadas) es difícil pasarlas por alto en las selvas del sudeste asiático y Australia.

La fiscalía federal en Brooklyn acusa a Charles Limmer de ganar decenas de miles de dólares en el año mediante el tráfico ilegal de los insectos voladores, entre los cuales hay especies en peligro. Sus números han disminuido debido a la desaparición del hábitat y la caza furtiva.

Limmer, de 75 años, está acusado de trabajar con colaboradores en el extranjero para contrabandear unos 1,000 lepidópteros, entre ellos algunos de los más raros del mundo.

Las autoridades federales de Nueva York dicen que Limmer, residente en Long Island, contrabandeó ejemplares disecados de las especies bajo los rótulos de “revestimientos de pared”, “decoraciones de pared” y “papiroflexia origami”.

No fue posible comunicarse con Limmer por teléfono o email.

La ley estadounidense prohíbe la exportación o importación comercial de vida silvestre sin permiso de la Oficina de Pesca y Vida silvestre. Se requiere una autorización adicional cuando se trata de especies en peligro, como parte de un acuerdo especial contra el tráfico.

Limmer tenía una licencia federal de importación y exportación de vida silvestre, pero estaba suspendida desde octubre de 2022.

Desde entonces, según la acusación, Limmer importó y exportó ejemplares por valor de más de 200,000 dólares.

TT Ads