TT Ads

“Jenniffer no puede quitarse porque se convierte en un Hernández Mayoral”, me comentó una persona sobre la consecuencia de que la comisionada residente en Washington desista de continuar con su aspiración para la gobernación.

La comparación se hace con el Lcdo. José Alfredo Hernández Mayoral y su decisión de quitarse de aspirar a la gobernación en el 2004, tras el anuncio de Sila Calderón de que no aspiraría. En aquel momento Hernández Mayoral se convirtió en el aspirante natural. Aunque luego dió un paso atrás y anunció que no aspiraría. La razón fue una de peso, la condición de salud de un hijo. Desde ese entonces hay quién analiza que el abandonar la aspiración, luego de que le cayera en las manos por las circunstancias del retiro de Calderón, una aspiración futura ya no tendría viabilidad porque el electorado popular resentiría que cuando lo necesitaron él no aspiró.

Creo son dos contextos distintos. La situación de Hernández Mayoral fue una razón de peso, no obstante coincidió con unos artículos negativos que salieron sobre contribuciones. La oposición mezcló una cosa con la otra, dando a entender que la situación personal fue una excusa para salirse de la contienda por una campaña negativa que se avecinaba.

La comisionada residente, en este inicio de campaña, y de su etapa de gestación, goza de salud y energía. El tiempo dirá si el embarazo le permite hacer una campaña tradicional, de contacto directo con la ciudadanía en todos los pueblos, si cambia ese tipo de campaña por una más mediática o si alguna orden médica le hace sopesar entre su salud y la candidatura. Ahora bien, en un escenario en el que tuviera que abandonar su aspiración por alguna complicación de salud, cosa que esperemos no ocurra, Jenniffer González puede poner una pausa y regresar más adelante sin ningún problema. Sus seguidores comprenderían perfectamente y no vislumbro un panorama de recriminación futura por haber salido de la contienda y “abandonar” a los suyos, luego de haberse inmerso en un proceso de campaña primarista. Quienes la siguen y quienes no, entenderían y apoyarían que se proteja a sí misma y sus bebés.

Mi única experiencia cercana a un embarazo fue el de mi esposa con nuestros dos hijos. En su segundo embarazo estaba estudiando su maestría. Tuvo que abandonarla y retomarla más adelante. Sin embargo, la realidad es que nosotros, los varones, solo podemos tener una idea de lo que puede ser un embarazo en una mujer. Toda aquella que haya vivido las transformaciones en su cuerpo, físicas y emocionales por causa de un embarazo son quienes realmente pueden hablar con propiedad. Repito lo escrito anteriormente, solo la comisionada pasará ese proceso y mientras sienta que puede, sin exponer su salud y la de sus criaturas, no tiene porqué considerar abandonar su aspiración.

En un escenario en el que la comisionada decidiera no aspirar para proteger su salud y/o la de sus bebés, por la intensidad de una campaña, puede pasar este ciclo electoral. Sí, se quedaría sin ninguna de las dos posiciones. Sin embargo, conociendo cómo se bate el cobre, contratos con municipios y con empresas que busquen asesoría gubernamental, acceso al gobierno y “deudas de gratitud” para ser facturadas en el futuro si se convirtiese en gobernadora, no le van a faltar. No tengo duda que sería el mejor momento económico de su vida. Obviamente, si algo así fuese a ocurrir, también sería algo negociado con su contraparte político interno. Se retiraría momentaneamente, atendería a sus gemelos en una etapa importante y en el 2028 no habría figura que la rete dentro del PNP.

Ese caso hipotético que les describo no es el indicio que dá la comisionada en este momento, por lo que no estoy diciendo que es lo que vaya a pasar.

Nadie puede dudar que Jenniffer González es una política aguerrida y que cuando se propone algo, hace lo que entienda necesario para lograrlo. En el 2016 se unió a Ricardo Rosselló, ganaron las elecciones y a los pocos meses comenzó su campaña contra Rosselló. Luego, tras el Verano del 2019, dijo que sí deseaba sustituir a Rosselló. Eso ayudó a comprender porqué la “fiscalización” al ex gobernador. En el 2020 corrió junto a Pedro Pierluisi, ganaron y al poco tiempo, igual que con Rosselló, inició su campaña contra Pierluisi. La semana pasada anunció que lo retará.

¿Hará Jenniffer González lo que sea para lograr su meta? El jueves 18 de septiembre trasnciende una foto del Lcdo. Elías Sánchez con la comisionada en un cumpleaños, y ese mismo día el representante José Enrique “Quiquito” Meléndez anuncia que sale de la campaña de ella porque Sánchez era parte de su equipo. Kenneth McClintok, allegado a ella, también hizo criticas y el representante Johnny Méndez dijo, en aquel momento, que se quedaría neutral en la primaria. Fueron días duros para la campaña de González que se calmaron momentáneamente con el anuncio de su embarazo. La comisionada escogió el día que el gobernador anunciaba su postulación para ella anunciar el sexo de sus bebés. Hay quien cree que son puras casualidades. Los que conocen un poco más de campañas políticas lo ponen en duda.

El tiempo dirá si fue solo dos casualidades o si lo relacionado a su embarazo será utilizado por su equipo estratégico como parte de la campaña las veces que sea necesario y como sea necesario.

Más columnas de Alex Delgado:

TT Ads