TT Ads

Salieron los piquetes el miércoles por la mañana en hospitales de la empresa Kaiser Permanente, cuando unos 75,000 trabajadores de la salud mental iniciaron una huelga en cinco estados en reclamo de salarios y falta de personal, sumándose a otros sectores en conflicto en Estados Unidos.

Kaiser Permanente es una de las grandes aseguradoras y operadoras del sector salud, con 39 hospitales en todo el país. La empresa sin fines de lucro con sede en Oakland, California, cubre a unos 13 millones de personas a las que atiende en las clínicas y hospitales que regenta o remite a otros con los que tiene contrato.

La Coalición de Sindicatos de Kaiser Permanente, que representan a unos 85,000 empleados del sector en el país, aprobó una huelga de tres días en California, Colorado, Oregon y Washington y de un día en Virginia y Washington, D.C.

Entre los huelguistas hay personal de enfermería, asistentes de pacientes que se atienden en el hogar, ultrasonidistas, así como técnicos en radiología, farmacia y emergencias.

Los médicos no participan, y Kaiser dice que sus hospitales, con sus salas de emergencias, seguirán abiertos durante los piquetes. La empresa dijo que trae a miles de trabajadores temporarios para ocupar los puestos vacantes. Pero la huelga podría provocar demoras en los turnos y la reprogramación de procedimientos no urgentes.

Este año se ha producido una ola sin precedentes de huelgas y paros en distintos sectores, incluidos los transportes, el espectáculo y el hospitalario.

La huelga del miércoles es la tercera en lo que va del año del sector salud, que enfrenta agotamiento provocado por el exceso de trabajo y otros problemas exacerbados por la pandemia.

Los sindicatos de Kaiser pidieron en agosto un salario mínimo de 25 dólares la hora con aumentos de 7% anual en los primeros dos años y 6.25% anual los dos años siguientes.

TT Ads