TT Ads

La desafiliación al PNP del alcalde de San Sebastián no debe tomarse livianamente, mucho menos dentro de ese partido. Pero para los que nos es inconsecuente como los partidos resuelvan sus problemas internos, me parece que, en términos amplios, la movida del veterano ejecutivo municipal podría ser el comienzo de una realineación ideológica en el mundo político electoral puertorriqueño.

Hasta el presente, aunque menos en los recientes ciclos electorales por el evidente descenso en la participación, los electores se han agrupado principalmente por su preferencia de estatus. Es decir, los estadistas con el PNP, los independentistas con el PIP y los estadolibristas con el PPD. Luego de las elecciones del 2000 surgieron nuevos partidos, muchos fueron de poca duración, con metas específicas y dirigidas a sectores puntuales, como por ejemplo el partido de Rogelio Figueroa (Puertorriqueños por Puerto Rico-PPR) y el de Eliezer Molina para los ambientalistas, el del Pueblo Trabajador para los sindicatos y el de Unión Soberanista para los defensores de la libre asociación, entre otros.

Pero ya las alineaciones son distintas. Ya el tema del estatus político de Puerto Rico no parece estar en la cabeza como tema principalísimo. En el mundo, las sociedades se han polarizado sobre los temas fundamentales de la vida y los principios básicos que deben regir a los gobiernos, entre liberales y conservadores. Estamos de vuelta a las raíces de la humanidad y de la organización de los pueblos. A Puerto Rico esa ola está llegando y el detonante ha sido la entrada en las elecciones pasadas del partido Proyecto Dignidad.

El anuncio que ha hecho el alcalde por casi 20 años de San Sebastián, lo confirma. Jiménez ha dicho que el PNP se ha salido de sus principios conservadores y que se ha convertido en un partido muy liberal para él. Thomas Rivera Schatz ha coincidido con otros de que, si el PNP se abraza demasiado a los postulados demócratas y liberales, seguirá teniendo problemas. De ahora en adelante podríamos ver una realineación de nuestro electorado por issues como el derecho a la vida, la desregulación, el tamaño del gobierno, el rol paternalista del estado, la vacunación y otros tantos temas que tienen que ver con la vida diaria y la visión de mundo que tiene cada cual.

Para el PNP, Proyecto Dignidad ya ha demostrado que es un problema. Tendrá que decidir si se mantiene liberal, se modera un poco o se va a la extrema derecha y desangra a al movimiento que ahora tiene a Javier Jiménez como su rock star. El anuncio que haría hoy Jennifer González sobre su candidatura a la gobernación podría añadirle un ingrediente importante a ese debate ya que, aunque ella es republicana en el contexto de la política estadounidense, no se le visualiza como conservadora. Sería interesante ver si se mueve más al conservadurismo y se convierte en la antítesis de Pierluisi para evitar el desangramiento y lograr más adeptos.

Por cosas como esta es que siempre decimos que en la política no hay nada escrito y que un día es un mundo. Ya veremos cual es el tono del anuncio de Jennifer González de esta tarde.

TT Ads