TT Ads

Una crisis de presunta contaminación de agua afecta a miles de residentes en el municipio de Canóvanas, quienes enfrentan quedarse sin servicio de agua potable durante más de una semana. La situación se desató debido a un presunto químico que convirtio el agua que se distribuye desde la planta de la Autoridad de Acueductos y Alcantarillados de Puerto Rico (AAA) en el sector Cubuy, blancuzca.

El pasado miércoles, un contaminante aún no precisado dejó a cerca de 2,000 personas sin acceso al agua potable en el municipio. El director regional de Canóvanas de la AAA, Roberto Martínez expresó a un medio rotativo del país que, a pesar de que el Departamento De Salud Ambiental realizó un muestreo del agua, los resultados químicos todavía se esperan para el próximo jueves.

Al igual sugirió que podría existir la posibilidad de sabotaje detrás de esta contaminación, aunque se espera por más información al respecto.

Alcaldesa actualiza medidas

La alcaldesa de Canóvanas, Lornna Soto Villanueva, anunció medidas para abordar esta emergencia. Camiones cisterna enviados por la AAA y vehículos municipales están distribuyendo agua en Cubuy y áreas circundantes desde las 8:00 a.m. de hoy, priorizando a personas encamadas, ancianos y aquellos con condiciones de salud especiales.

“Estamos comprometidos a atender a todos los casos con los recursos municipales disponibles. Actualmente, hay cerca de 10 camiones cisterna en la comunidad, y seguimos trabajando en conjunto con la AAA para resolver esta situación de manera efectiva”, afirmó la alcaldesa.

Para garantizar el acceso a agua segura, se anticipa la recepción de 5,000 cajas de agua embotellada, que serán distribuidas en toda la comunidad. Los residentes pueden solicitar asistencia o reportar sus necesidades al número 787-876-2465.

A pesar de los esfuerzos de las autoridades, algunos residentes en zonas que colindan con el municipio de Río Grande alegan no haber recibido el mismo nivel de ayuda y servicio.

La emergencia ha movilizado al municipio de Canóvanas junto con la AAA y la Oficina de Manejo de Emergencias, que han coordinado la distribución de agua en escuelas, residencias de personas encamadas y centros de atención a ancianos. Además, se ha activado un equipo de gestión de incidentes para supervisar todas las operaciones relacionadas con esta crisis.

“No están solos. Nos estamos ocupando de exigir a la AAA y al Departamento de Salud una rápida recuperación dentro del margen de seguridad y salud. Al mismo tiempo, le estaremos dando la mano amiga y reafirmando nuestro compromiso de mantener a los residentes de Canóvanas informados sobre cualquier desarrollo adicional a través de canales oficiales de comunicación. No bajaremos la guardia y no escatimaremos en recursos y gestiones para ayudarlos”, manifestó Soto Villanueva.

Lee la noticia complementaria aquí.

TT Ads