TT Ads

El representante José Bernardo Márquez, portavoz del Movimiento Victoria Ciudadana (MVC) en la Cámara de Representantes, presentó una medida legislativa destinada a abordar el problema demográfico de Puerto Rico mediante la retención y el retorno de la población joven, así como el fomento de nuevas familias en la isla.

El Proyecto de la Cámara 1865, titulado “Ley para Incentivar la Retención y Retorno de Nuestra Juventud y Fomento de Familias Jóvenes,” busca hacer que Puerto Rico sea más atractivo económicamente para los jóvenes, quienes a menudo optan por emigrar a otros estados en busca de mejores oportunidades. La propuesta incluye exenciones y créditos contributivos, como un crédito de $1,000 para el pago de préstamos estudiantiles, un crédito de $1,200 por menor dependiente, y deducciones por costos de alquiler de vivienda y gastos de viaje y mudanza para aquellos que regresen a la isla.

Para el 1 de julio de 2021, la población tuvo una reducción de 22,000 residentes, lo que representa un 0.7 por ciento de la población. En un año se registraron 19,000 nacimientos y 33,000 defunciones, un neto de 14,000 menos puertorriqueños en el archipiélago, al mismo tiempo que más de 4,000 emigraron al exterior.

Según la Oficina del Censo de Estados Unidos, durante el siglo 21, la población en Puerto Rico se redujo un 14 por ciento, lo que significa una pérdida de más de 500,000 personas. Cuando nos enfocamos en la población joven de 15 a 24 años, es un segmento que ha experimentado una reducción de un treinta por ciento (30%) en el mismo periodo de tiempo. Para esta medida cualificarían jóvenes de hasta 39 años.

“El problema es que Puerto Rico no les resulta atractivo a su bolsillo en comparación con Florida, Pennsylvania, Connecticut, Texas y los demás estados en los que tienen oportunidades de vida y trabajo. Esta ley busca poner a Puerto Rico a nivelar un poco la competencia con esas jurisdicciones, explicó Márquez.

El representante Márquez destacó la importancia de esta iniciativa en vista de la baja natalidad y la migración constante de jóvenes que están afectando la economía de Puerto Rico. Además, señaló que los costos de implementación estarían equilibrados con la eliminación o reducción de otras normas contributivas existentes.

“La propuesta cuesta, pero muchísimo más nos ha costado, nos está costando y nos seguirá costando que la juventud se vaya. La baja natalidad y la migración tienen un efecto económico acumulado que hay que buscar revertir, de lo contrario no habrá quien sostenga esta isla en 10 años. Lo estamos viendo en las matrículas de las escuelas y en la falta de personal en muchas industrias. ¿Queremos que los jóvenes vivan aquí, trabajen aquí, participen de la economía y aporten a nuestra sociedad? Pues hagamos que eso les sea costo efectivo”, añadió el Representante.

Esta propuesta cuenta con un plazo de vigencia inicial de 10 años.

TT Ads