TT Ads

Nueva Inglaterra es famosa por su clima veleidoso, poderosas tormentas nororientales y ventiscas. Sin embargo, los huracanes destructivos son relativamente raros, y habitualmente carecen de la misma potencia que los ciclones tropicales que afectan al sureste de Estados Unidos.

Por lo general, los huracanes pierden cierta fuerza en las aguas del norte, convirtiéndose en tormentas tropicales o tormentas extratropicales.

_____

LA GEOGRAFÍA INFLUYE

Nueva Inglaterra, que aguarda la llegada del huracán Lee, generalmente queda protegida de lo peor de un huracán por las aguas frías del Atlántico norte, y se prevé que eso ayude a que Lee se degrade a tormenta tropical para cuando arribe el sábado.

Diversos factores determinan la trayectoria y fuerza de un huracán. Pero las aguas cálidas que pueden fortalecer a uno de esos meteoros suelen estar al sur del cabo Cod. Al norte de ese punto, las aguas del Atlántico están mucho más frías.

Eso no significa que las tormentas no sean peligrosas en Nueva Inglaterra.

El gran huracán de Nueva Inglaterra de 1938 tuvo ráfagas de hasta 300 kilómetros por hora (186 millas por hora) y vientos sostenidos de 195 km/h (121 mph) en el Observatorio Blue Hill de Massachusetts. Y los daños no siempre están confinados a la costa. En 2011, el huracán Irene perdió fuerza y se convirtió en tormenta tropical, pero causó inundaciones históricas en Vermont y daños por más de 800 millones de dólares.

_____

LA COSTA ESTE DE MAINE

Aunque Lee causará problemas en Nueva Inglaterra, se dirige hacia la costa este de Maine y el litoral de Canadá en el Atlántico.

La última vez que en Maine se emitió un aviso de huracán fue en 2008 por el huracán Kyle, que ya se había convertido en tormenta tropical cuando pasó cerca del estado.

El huracán más reciente en llegar a Maine fue Gerda, que afectó Eastport en 1969. El huracán Bob también tuvo un fuerte impacto en 1991, pero fue degradado a tormenta tropical cuando llegó al estado.

Una vez más, se prevé que las aguas frías reduzcan el potencial de Lee para generar problemas. Pero el estado aún prevé olas de 6 metros (20 pies), ráfagas de viento de 112 kilómetros por hora (70 millas por hora) y más lluvia para una región ya inundada, según los pronósticos.

_____

TORMENTAS DEL SUR

Los huracanes más poderosos de la historia en el Atlántico han tocado tierra en el Caribe, México y el sur de Estados Unidos. Eso se debe a que las aguas cálidas tienden a ser combustible para las tormentas, dándoles fuerza.

El huracán de Galveston en agosto de 1900 fue el más letal en la historia de Estados Unidos, cobrándose miles de vidas. El huracán Katrina devastó gran parte del sureste de Luisiana y de la costa de Mississippi en el Golfo de México en 2005. La supertormenta Sandy en 2012 causó daños en más de una docena de estados, y estragos en el noreste cuando tocó tierra cerca de Atlantic City, Nueva Jersey.

_____

CALENTAMIENTO DE LOS OCÉANOS

Se desconoce qué depara el futuro en lo tocante a ciclones en Nueva Inglaterra. Pero la ciencia deja entrever que podrían volverse más problemáticos.

El golfo de Maine se está calentando más rápido que la mayoría de los océanos del mundo. En 2022, el golfo de Maine tuvo el segundo año más caliente en los registros y superó el récord anterior por menos de 0,27 grados Celsius (medio grado Fahrenheit). La superficie del mar registró una temperatura promedio de 12º C (53,66º F), más de 2,05º C (3,7º F) por encima del promedio de 40 años, dijeron los científicos.

Esa tendencia al calentamiento podría hacer que los huracanes que se dirijan a Nueva Inglaterra tarden más en debilitarse en el futuro. El calentamiento de las aguas también podría generar tormentas incluso más poderosas en el sur.

TT Ads