TT Ads

SACRAMENTO, California, EE.UU. (AP) — La mayoría de los trabajadores del sector de la comida rápida de California recibirán un salario mínimo de 20 dólares por hora a partir del próximo año — un aumento de casi 5 dólares por hora —, según un acuerdo dado a conocer el lunes por sindicatos y la industria, el cual evitará un costoso referendo en la boleta electoral de noviembre de 2024.

El aumento salarial obligatorio será para todos los restaurantes de comida rápida en California que sean parte de una cadena con al menos 60 establecimientos a nivel nacional. No aplica a restaurantes que operen una panadería y vendan pan como producto independiente en el menú, como Panera Bread. El salario de 20 dólares por hora comenzará el 1 de abril y un consejo tendrá la facultad de incrementarlo anualmente hasta 2029.

Ingrid Vilorio, una empleada de comida rápida en un restaurante Jack In The Box del área de la bahía de San Francisco, señaló que el aumento salarial del próximo año le dará algo de tranquilidad a su familia, quien hasta hace poco compartía casa con otras dos familias para poder pagar el alquiler.

“Muchos de nosotros (en la industria de comida rápida) debemos tener dos empleos para poder pagar las cuentas; esto nos dará un poco de margen”, dijo Vilorio, quien también trabaja como niñera.

El acuerdo pone fin a un tenso enfrentamiento entre los sindicatos de trabajadores y la industria de comida rápida, el cual comenzó el año pasado cuando el gobernador de California, el demócrata Gavin Newsom, promulgó una iniciativa para establecer un Consejo de Comida Rápida con la facultad para elevar el salario de los trabajadores hasta los 22 dólares por hora. El salario mínimo actual en el estado para todas las industrias es de 15,50 dólares por hora.

Antes de que la ley pudiera entrar en vigor, la industria de comida rápida recolectó firmas suficientes para que la medida fuera sometida a un referendo en las elecciones de noviembre de 2024. Eso significaría que la ley habría permanecido en pausa hasta que los votantes pudieran decidir si se anulaba o no.

Furiosos, los sindicatos patrocinaron este año una iniciativa que habría hecho que las compañías de comida rápida como McDonald’s fueran responsables por cualquier irregularidad cometida en el estado por los operadores de franquicias, la mayoría de los cuales son independientes. Los legisladores demócratas también restablecieron fondos para la Comisión de Bienestar Industrial, una agencia estatal que había permanecido inactiva durante mucho tiempo y que cuenta con la facultad para establecer estándares salariales y condiciones de trabajo en varias industrias.

Ambas medidas generaron alarma entre los grupos empresariales. Las partes comenzaron a negociar hace unos meses. A cambio del salario mínimo de 20 dólares por hora, los sindicatos han retirado su iniciativa para responsabilizar a las compañías de comida rápida por las violaciones laborales de los operadores de franquicias, y los legisladores eliminaron los fondos para la Comisión de Bienestar Industrial.

El Consejo de Comida Rápida que se estableció en la iniciativa original seguirá existiendo, pero sólo tendrá la facultad para establecer salarios, no condiciones de trabajo. El organismo puede hacer recomendaciones sobre estándares de condiciones de trabajo a varias agencias estatales.

___

La periodista de Associated Press Olga R. Rodriguez contribuyó con este despacho desde San Francisco.

TT Ads