TT Ads

La Fiscalía ecuatoriana anunció el sábado la vinculación de siete nuevos sospechosos del magnicidio del candidato presidencial de Ecuador Fernando Villavicencio.

Villavicencio fue asesinado el pasado 9 de agosto, luego de abordar una camioneta que lo esperaba a la salida de un mitin político al norte de Quito. Esa noche, seis colombianos fueron detenidos como presuntos involucrados, y uno murió en el lugar del crimen durante un cruce de balas.

Asimismo, la Fiscalía indicó que realizó diligencias para extraer información de dispositivos electrónicos, interceptaciones telefónicas y barridos de cámaras que permitieron presentar elementos de convicción durante la audiencia de formulación de cargos a los sospechosos. Refirió que la etapa de investigación se extiende por 30 días más con un total de 13 procesados.

Por otra parte, Tamia Villavicencio recordó a su padre a un mes después de su asesinato. “Ya pasó en otros países de Latinoamérica que el pesimismo tomó más partido. Ahora, entiendo que este proceso hay que llevarlo con luz”, comentó en un diálogo con The Associated Press.

“Mi papá había denunciado siete amenazas de muerte ante la fiscalía y no vemos ningún resultado de eso […]. No confío en lo absoluto, pero que sepan que les estamos observando y que en cualquier cosa que no hagan como se debe hacer habrá instancias internacionales que los observará”, señaló.

Su hermana mayor, Amanda, confesó que no siempre se siente como Tamia, pues espera que la Fiscalía “se tome el tiempo que tiene que tomarse para hacer bien su trabajo”, aunque adelantó que están conformando “un equipo de abogados que internacionalmente nos van a acompañar porque obviamente vamos a llegar hasta las últimas consecuencias de este proceso”.

“No nos vamos a conformar con cualquier cosa que nos digan, nosotras estamos muy bien asesoradas”, afirmó Amanda, quien también comentó que se negó a una invitación del presidente Guillermo Lasso para un homenaje postmortem de su padre, porque “no estamos para conmemoraciones ni para fiestas lo que necesitamos es verdad y responsabilidad”, insistió.

Un hecho que las indignó fue la orden que un juez penal emitió el viernes para que el líder de la peligrosa banda delincuencial Los Choneros, Adolfo Macías, alias “Fito”, vinculada a carteles mexicanos del narcotráfico, salga de una cárcel de máxima seguridad a la que había sido trasladado y retorne a una regional donde, según las propias autoridades, ha ejercido domino durante varios años y ha gozado de privilegios.

Macías fue mencionado por Villavicencio como el autor de una amenaza en su contra y la de su equipo durante la campaña electoral.

Por la “impunidad” seguimos en un país “donde el narco hace lo que le da la gana”, señaló Amanda.

El asesinato de Villavicencio se sumó al del alcalde de Manta, Agustín Intriago, en julio, en medio de una ola de violencia incontenible en Ecuador, que el viernes cobró la vida del concejal de Durán, Bolívar Vera, una ciudad cercana a Guayaquil, considerada una de las más peligrosas.

TT Ads